LUISA CASTILLO

Dieta para alergia a la leche

Las alergias son una de las afecciones a las cual debemos tener cierto respeto dado que en los casos más graves puede ser fatal. Existen muchos tipos de alergias que van desde los mariscos, pasando por los frutos secos, hasta llegar al tema de este artículo: la alergia a la leche. Lo importante es llevar una dieta en la que se elimine cualquier alimento que sea derivado de la misma o forme parte de sus ingredientes.

Es recomendable en todo sentido revisar siempre la etiqueta de los ingredientes de cualquier producto para verificar si no contiene leche. Al final, se trata de una medida preventiva de salud para evitar cualquier tipo de problema de salud relacionado a las alergias.

¿En qué consisten las alergias a los productos lácteos?

Se trata de una reacción inmediata que tiene efecto en el sistema inmune de la persona la cual suele demostrarse en el cuerpo de distintas formas. La alergia que provoca la leche es mucho más común verla presente en los niños, donde la protagonista es la de vaca.

No obstante, la leche derivada de la oveja, cabra u otros mamíferos pueden ser también causaste de una alergia en una persona por sus componentes. Es por tal motivo que cuando se le dé a probar a un niño por primera vez, se debe estar atento a cualquier tipo de reacción.

Por otro lado, las reacciones y síntomas producidos por una alergia causada por la leche tienden a estar entre un nivel leve y grave. Los efectos más comunes son la sibilancia, vómitos, ronchas o costras generadas en la piel así como también problemas digestivos.

A la que más se debe tener cuidado es a un efecto conocido como anafilaxia la cual se considera como una reacción grave y que tiende a tener efecto mortal. Es por eso que lo principal es evitar los productos lácteos así como sus derivados, aunque en la mayoría esta alergia con el crecimiento de los niños tiende a desaparecer.

¿La alergia a la leche es lo mismo que la intolerancia a la lactosa? Conoce la diferencia

Una de las principales dudas que surgen es sobre si la alergia y la intolerancia a la leche es lo mismo. La respuesta es no. La principal diferencia se encuentra en que el sistema inmunológico es el principal encargado de actuar cuando se produce reacción en una persona alérgica.

A diferencia de la intolerancia, es una afección que se trata de forma distinta a una alergia y que no tiene riesgo de ser grave. En este sentido, lo máximo que provoca son problemas digestivos tales como gases, diarrea o hinchazón que con el paso del tiempo pueden ser molestos.

Por otro lado, cabe destacar que los alimentos que son fabricados para intolerantes a la lactosa, aún contienen el resto de las proteínas de la leche como la caseína. Significa que para aquellas personas que siguen siendo alérgicas a la leche, siguen siendo productos no aptos para su consumo, por lo que deben evitarlos.

Es por eso que siempre se recomienda leer siempre los ingredientes y ficha nutricional de cualquier producto con el fin de evitar riesgos. Así, se descarta la posibilidad de que contenga algún ingrediente derivado de la leche.

¿Cuáles son los alimentos recomendados para las personas que son alérgicas a la leche?

Si presentes alergia a la leche, debes contar con un plan de alimentación adecuado para evitar el consumo de esta. Sin embargo, cabe destacar que se trata de una afección que normalmente se da en los niños y a medida que van creciendo es común que desaparezca.

No obstante, en el caso de que sigas presentando la alergia, es importante considerar cuales son los alimentos que puedes consumir sin ningún miedo a una reacción. Así, además, seguirás obteniendo todos los nutrientes necesarios para contar con una alimentación balanceada y saludable.

Cereales

En el caso de los cereales, están permitidos todos aquellos a los que no se les combine con algún tipo de producto lácteo o derivado de este. Sin embargo, no se recomiendan aquellos que contengan altos niveles de proteína. Tampoco aquellos cereales que sean fabricados con proteínas de la leche como la caseína.

Pastas

Cualquier tipo de presentación de la pasta es permitida. No obstante, lo que no se recomienda es consumirlas con algún tipo de salsa en la que se utilicen productos derivados de la leche como cremas o alimentos lácteos.

Frutas y verduras

Nunca deben faltar en una dieta dado que son fuente natural de vitaminas y proteínas. Lo que se debe evitar es su consumo acompañado de otro tipo de productos derivado de los lácteos, como prepararlos con mantequilla.

Carnes y pescados

En este apartado para aquellos que tengan alergia a la leche deben tener extremo cuidado al momento de consumir carnes. En este sentido, deben evitar en la medida de lo posibles productos como las salchichas, embutidos, panceta o bacon, chorizos, entre otros.

Asimismo, al momento de comer hamburguesas, guisos o croquetas de carne, deben ser sin ningún tipo de adicionales de salsas que pueden ser a base de leche. Lo que sí se recomienda para la dieta son las carnes de vaca, ternera, de cerdo o aves como el pollo y el pavo. El pescado también es imprescindible dentro de un plan de alimentación de una persona que presente dentro de sus afecciones una alergia a la leche.

Dulces o postres

Alergia a la leche 2

Quizás es la parte más difícil y tentativa de un plan de alimentación, pero todo sea por el bienestar de su cuerpo. En esta sección, se deben evitar todos aquellos dulces o postres cuya preparación incluyan leche o productos derivados de la misma (que son casi todos).

Por tal motivo, lo recomendable es consumir chocolate puro que no sea con leche, al igual que mermeladas hechas a base de fruta. También, los helados deben evitarse por completo dado que su ingrediente principal son los lácteos.

Sin duda representa un gran reto para una persona con alergia a la leche seguir estrictamente los planes de alimentación pautados, pero es por su bienestar físico.