Portada » Blog » ¿Cuál es la frecuencia cardiaca de entrenamiento para quemar grasa?

¿Cuál es la frecuencia cardiaca de entrenamiento para quemar grasa?

Compartir este artículo
frecuencia cardiaca
Compartir este artículo

Es normal que, si eres nuevo en el entrenamiento físico o nunca hayas dado un paso más allá en cuanto a conocimiento, dudes con respecto a la frecuencia cardiaca de entrenamiento para quemar grasa.

Una parte crucial del entrenamiento que es de verdadera importancia para conseguir los objetivos que te hayas impuesto. Dado que si logramos optimizar la frecuencia cardiaca podremos sacarle mayor provecho a nuestro entrenamiento y obtener mejores resultados.

Antes de dar inicio, algo que tenemos que tener claro es el objetivo específico que buscamos solucionar con nuestro ejercicio.

Cada sesión tendrá unas pulsaciones objetivo que dependerán del caso, en algunas oportunidades más altas mientras en otras más bajas. Pero nunca está de más tener en mente un estimado que mantener para sacar el mayor provecho a los ejercicios.

Primero que todo… ¿Cuál es la frecuencia cardiaca normal?

Antes de saber lo recomendado para el momento de realizar ejercicios, es conveniente tener en cuenta la normalidad en la frecuencia cardiaca. En un estado de reposo común, en un adulto promedio la frecuencia cardiaca oscila entre los 60 y 100 latidos por minutos.

Aunque generalmente esto dependerá de la salud y el estado físico de la persona, dado que es normal que en quien tenga un buen estado sea más baja. Por ejemplo, según la sociedad española de cardiología, un atleta promedio en estado de reposo podría ver una presión cardiaca de 40 latidos por minutos.

Si bien existen muchos factores que podrían intervenir en la normalidad de la frecuencia cardiaca, el rango de normalidad es verdaderamente amplio. Pudiendo cambiar según tu edad, condición física, estilo de vida, estrés, temperatura del aire, posición del cuerpo e incluso las emociones que tengas en el momento.

Eso sí, una recomendación sería que siempre que consigas tu presión arterial por encima de las 100 palpitaciones por minuto tomes en cuenta la visita a un doctor. Igualmente, en el caso de que no seas un atleta entrenado y ella se encuentre por debajo de los 50 latidos por minuto. Esto debido a que podrías estar sufriendo algún tipo de afectación que esté impactando directamente en el funcionamiento de tu corazón.

¿Cómo medir tu frecuencia cardiaca?

Según la fundación española del corazón, la mejor forma de medir tu frecuencia cardiaca consta de 3 sencillos pasos:

  • Presionar suavemente la parte interna de la muñeca del lado del dedo pulgar
  • Coloca los dedos índice y corazón entre 1 y 2 cm por debajo del pliegue de la muñeca, entre el hueso que se palpa hacia afuera y el tendón que aparece por el lado interno.
  • Una vez hayas sentido el primer latido, calcula cuantos sientes en un lapso de 30 segundos y multiplica el resultado por 2.
medir frecuencia cardiaca

Esta es una forma de medir un estimado de la presión arterial y tenerlo en cuenta si estás preparándote para realizar cualquier actividad física. Esto es de gran importancia constantemente, dado que a través de ella puede que tu cuerpo esté enviando un mensaje tanto de bienestar como de peligro. De igual forma, es conveniente tener un conocimiento de la frecuencia arterial al momento de hacer ejercicio debido a que ella podría afectar en tu rendimiento.

Control de la frecuencia cardiaca de entrenamiento para quemar grasa

Algo que muchos no saben es que en cada ejercicio es recomendado mantener una frecuencia cardiaca en específico para sacar el mayor provecho posible. En el caso de la frecuencia cardiaca de entrenamiento para quemar grasa esto es una realidad, tener un control podría llevarte a mejores resultados.

En ocasiones, muchos piensas que esforzarte más y sudar más será igual a la reducción de peso, dejando de lado el secreto que es controlar la presión arterial.

Si bien ello dependerá de cada persona, la frecuencia cardiaca de entrenamiento para quemar grasa recomendada oscila en la zona del 70 al 91% de la presión máxima. En esta zona estás en una fase de tu entrenamiento que se mantiene entre el momento post calentamiento y el máximo del mismo.

Donde tu cuerpo se encontrará funcionando como una máquina para eliminar las grasas que tanto deseas sacar de ti.

Aunque bien, no quiere decir que entrenando a otros rangos de esfuerzo no estés quemando grasa, de hecho, si lo estás haciendo con tu entreno. Lo que quiero decir es que con este esfuerzo estarás alcanzando el punto máximo de tu metabolismo en su capacidad de eliminación.

Permitiendo no solo eliminar grasa durante el ejercicio sino también en momentos de descanso posteriores a él. Sin dudas, mantener un control de la frecuencia cardiaca de entrenamiento para quemar grasa podría ser un salto al resultado que buscas.

¿Cómo puedo controlar mi frecuencia cardiaca?

Lo ideal para controlar la frecuencia cardiaca de entrenamiento para quemar grasa sería armar una rutina equilibrada que mida tus zonas de presión. Llevándote paso a paso a la zona del 70 al 91% que ya hemos comentado y te permita sacarle mayor provecho al ejercicio.

De igual forma, para ello será recomendable que mantengas durante tus rutinas un control de esfuerzos y una medición de tu presión cardiaca.

Por otro lado, una recomendación para sacar los mayores provechos de este ejercicio es el hecho de equilibrar el entreno con una buena, dieta que te ayude de paso a controlar la presión y acelerar el proceso de pérdida de peso que tienes en mente.

Es aquí cuando una dieta planificada vendría en la perfección, por ello te ofrezco mi servicio como nutricionista para dieta de ayuno intermitente donde en conjunto podremos evaluar tus necesidades y trabajar para potenciar tu salud.

Se trata de una increíble dieta estratégica que se puede amoldar a tu plan de entreno y podría significar un gran paso en el dominio de tu frecuencia cardiaca y pérdida de peso.

Tener un control de tu alimentación y de tu esfuerzo durante el entreno podría ser un verdadero detonante para ver resultados en tu ejercicio.

Dichos resultados en muchas ocasiones pasan de largo porque se considera que sudando más estás rebajando más, cuando eso no es así. El truco está en efectuar el esfuerzo adecuado según las necesidades.


También te puede interesar: ¿Buscas un aliado para mejorar la alimentación? Tenemos la solución, el Batch Cooking


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos de Interés

Nutrición clínica

¿Cómo tomar medidas corporales?

Como responsables de nuestra salud, es importante que en todo momento estemos al pendiente de nuestro peso y talla corporal. Evitar problemas como la obesidad

Yoga y Alimentación para el Embarazo
Coaching nutricional

Yoga y Alimentación para el Embarazo

Durante el período del embarazo, la importancia de mantener una dieta balanceada y realizar actividad física adecuada se vuelve más relevante que nunca. El yoga

conducta alimentaria en infancias
Coaching nutricional

Conducta alimentaria en la Infancia

La conducta alimentaria en la infancia juega un papel crucial en el desarrollo y bienestar a lo largo de la vida. Los hábitos alimentarios adquiridos

estreñimiento
Coaching nutricional

Cómo combatir el estreñimiento

Como Dietista comprometida con la salud intestinal y el bienestar general, quiero compartir con ustedes algunos consejos valiosos para abordar uno de los problemas más

¡Empieza a buscar!

ebook

Si tú también quieres un cambio ¡Suscríbete a mi Newsletter!

Recibirás GRATIS una Guía Saludable con 5 Hábitos que debes incorporar en tu día a día para empezar una vida saludable y llena de energía.

Transforma tu vida con nuestro nuevo libro

Descubre tu propio bienestar

”Guía de los 5 Pilares para una Vida Equilibrada” es un libro que te invita a explorar y cultivar tu bienestar a través de cinco pilares fundamentales. Cada capítulo te sumerge en una esfera clave de la salud, brindándote conocimientos y herramientas prácticas para mejorar tu calidad de vida.