LUISA CASTILLO

Dieta para intolerantes a la lactosa

Las personas que presentan intolerancia a la lactosa deben estar conscientes de aquellos alimentos que son capaces de consumir sin que afecte su sistema digestivo. En este aspecto, es donde entra mi trabajo como nutricionista para proporcionarte el mejor plan de alimentación que se adapte perfectamente a tus necesidades.

Por suerte, hoy en día existen empresas que se dedican a la fabricación de alimentos lácteos que no poseen dentro de su composición la presencia de la lactosa. Así, de esta manera, las personas que son intolerantes pueden disfrutar de una dieta mucho más rica en cuanto a nutrientes se refiere, así como de gran variedad. Además, siempre anteponiendo la salud y el bienestar de primero.

¿En qué consiste ser intolerante a la lactosa? Entiende cómo funciona

Son muchas las personas que actualmente poseen este tipo de intolerancia, por lo que sus dietas deben ser lo más balanceadas posibles para suplir los nutrientes de los productos lácteos.

En efecto, aquellos que sufren de esta intolerancia son los que no pueden digerir adecuadamente  el azúcar, en este caso la lactosa, que se encuentra presente en la leche. Como consecuencia, tienden a sufrir de problemas digestivos tal como la diarrea, gases al igual que hinchazón y dolor abdominal. Aunque estos síntomas no son considerados de gran gravedad, a la larga tienden a ser molestos y es la razón de la cual deben seguir una dieta.

Dicha intolerancia se debe específicamente a la incapacidad que tiene el cuerpo humano de generar una enzima conocida como lactasa. Para que se produzcan los efectos intolerantes, la persona ha de presentar niveles muy bajos en cuanto a dicha enzima se refiere. En tal caso, es donde se producen los síntomas antes mencionados.

Por otro lado, también es cierto que las personas pueden vivir plenamente con esta afección, aún con la posibilidad de consumir alimentos que contengan lactosa. Sin embargo, lo que más recomiendo es llevar una dieta en la que se elimine por completo el consumo de este compuesto para evitar los problemas digestivos.

¿Cuáles son los síntomas de una persona que es intolerante a la lactosa?

Generalmente una persona comienza a sentir los efectos de la intolerancia tras por lo menos media hora después del consumo, o máximo 2 horas. Estos aparecen claramente después de haber ingerido cualquier alimento que contuviera lactosa. Normalmente, los síntomas que presenta un paciente son los siguientes:

  • Náuseas que pueden derivar en vómitos.
  • Acidez estomacal.
  • Hinchazón en la zona abdominal.
  • Presencia de gases.

Ante la presencia de los síntomas anteriores, es importante que se acuda lo antes posible a un profesional para que se realicen las pruebas respectivas. En el caso de presentar intolerancia, lo siguiente será acudir a un nutricionista para adquirir un plan adecuado de alimentación.

¿Cuáles son los alimentos que una persona con intolerancia a la lactosa puede consumir?

A pesar de que se deban evitar la gran mayoría de productos lácteos, aún existen una gran cantidad de alimentos que una persona intolerante a la lactosa puede consumir. Lo ideal es contar con el nutricionista adecuado que te proporcione el plan de alimentación adecuado con el fin de obtener los nutrientes necesarios, como el calcio.

Para que puedas comenzar con tu dieta lo antes posible, considera los siguientes alimentos que puedes ingerir sin que te genere algún problema digestivo.

Frutas y verduras

Nunca pueden faltar dentro de cualquier dieta debido a que son fuente natural de vitaminas y minerales esenciales para el cuerpo humano. Lo recomendable es que la ingesta sea de por lo menos 5 raciones al día, bien sea fresca, congelada, cruda o cocida.

Frutos secos

Debido a que tenemos que sustituir nuestra fuente de calcio, los frutos secos son los alimentos ideales debido a su alto contenido. En efecto, los que más destacan de entre la gran variedad son las almendras con unos 240mg cada 100gr. Tenemos posteriormente las nueces con 170mg, seguida de las avellanas con 140mg al igual que los pistachos con 110mg.

Y no solo contienen altas dosis de calcio, sino que también son una fuente de proteína vegetal importante para el cuerpo humano. Asimismo, aportan una gran cantidad de calorías permitiendo ser el alimento ideal para combatir la intolerancia a la lactosa.

Legumbres, cereales y tubérculos

Toda la extensa variedad de legumbres, cereales y tubérculos son permitidos, siempre y cuando estos no sean los que estén indicados en alimentos no tolerados.

Carnes, pescados y huevos

Lo que más recomiendo son las carnes magras debido a su alta fuente de proteínas que son de gran ayuda para la digestión. Por otro lado, los huevos tienen grasas saludables necesarias para el cuerpo humano, al igual que el pescado con su alto contenido de omega 3.

Dulces o postres

Intolerancia a la lactosa 1

Se recomienda la fabricación de jarabes hechos de azúcar y mermeladas naturales para las personas que sufren de intolerancia a la lactosa. También es válido la ingesta de chocolate, donde mientras más sea puro mucho mejor.

Grasas

En relación con las grasas, son un nutriente importante para el correcto funcionamiento del cuerpo humano aunque muchas de estas tienden a ser derivadas de la leche. En este sentido, para las mantequillas y margarinas lo mejor es que sean de origen vegetal, siempre verificando sus ingredientes por si están hechas a base de leche.

Por otro lado, se recomienda utilizar más que nada aceite de oliva o de semillas tal como el maíz, el girasol o la soja. Todo con el objetivo de que la intolerancia a la lactosa se evite por completo.

Reemplazo de la leche

Para las personas que no toleran la lactosa, es relevante que incluyan sustitutos adecuados para la leche con el objetivo de suplir la ingesta de calcio. Uno de los productos más usados por las personas que presentan dicha intolerancia es la leche de soja.

Asimismo, también son válidos todos los productos que sean derivados de esta, tal como el tofu o postres a base de leche de soja. Es por eso que es una de las aliadas de las personas con intolerancia a la lactosa.