Portada » Blog » Nutrición y alergias primaverales: Cómo ajustar la dieta para manejar posibles alergias alimentarias relacionadas con la temporada de polen

Nutrición y alergias primaverales: Cómo ajustar la dieta para manejar posibles alergias alimentarias relacionadas con la temporada de polen

Compartir este artículo
Nutrición y alergias primaverales Cómo ajustar la dieta para manejar posibles alergias alimentarias relacionadas con la temporada de polen
Compartir este artículo

La primavera es, sin duda, una de las estaciones más esperadas del año. El mundo se viste de colores, las flores despiertan y las aves llenan los árboles con sus cantos. Sin embargo, no todo es tan idílico, ya que las alergias primaverales suelen hacer su aparición.

Como profesional de la nutrición, siempre he afirmado, respaldado por años de experiencia, que una alimentación saludable puede ser clave para prevenir, mitigar o mejorar diversas condiciones de salud, y las alergias no son una excepción. Aunque no se trata de un remedio milagroso, desempeña un papel crucial para que el cuerpo reaccione de manera adecuada a estímulos externos.

Los efectos más comunes de las alergias primaverales incluyen urticaria, dermatitis, asma, inflamación y conjuntivitis. Específicamente, durante la primavera, el polen se erige en la causa más frecuente de alergias, desencadenando síntomas como tos, lagrimeo, congestión nasal y producción excesiva de mucosidad.

Para abordar estas alergias desde una perspectiva nutricional, es fundamental comprender cómo ciertos alimentos pueden influir en la respuesta del sistema inmunitario. La conexión entre la alimentación y la salud es un campo de estudio en constante evolución, y aquí nos enfocaremos en estrategias nutricionales respaldadas por la ciencia para mejorar la gestión de las alergias primaverales. ¡Sigamos explorando!

¿Qué se conoce como alergia primaveral?

La alergia primaveral se define como una reacción alérgica común que se manifiesta específicamente durante la temporada de primavera, afectando tanto a adultos como a niños. Clasificada como una alergia estacional, se desencadena por temidos alérgenos, generalmente proteínas presentes en alimentos, fármacos o inhalaciones, como la caspa de animales, los ácaros del polvo o el polen.

Un dato menos conocido es la heredabilidad de las alergias. Los pacientes alérgicos suelen tener antecedentes familiares relacionados con asma, atopia, rinitis o algún tipo de alergia a alimentos. En la primavera, la alergia al polen es la más prevalente, afectando significativamente la calidad de vida durante la temporada, especialmente en ausencia de tratamiento y una dieta adecuada.

Para abordar de manera integral las alergias primaverales desde la perspectiva nutricional, es esencial explorar cómo ciertos cambios en la dieta pueden influir positivamente en la gestión de los síntomas alérgicos. A continuación, profundizaremos en cómo una alimentación adecuada puede desempeñar un papel clave en la mitigación de los efectos de la alergia primaveral.

¿Cómo saber si tengo alergia primaveral?

Determinar si se padece de alergia primaveral puede ser un desafío, ya que algunos síntomas se manifiestan de manera abrupta y pueden pasar desapercibidos, especialmente en pacientes que suelen experimentar alergias. No obstante, es crucial prestar atención a señales clave, tales como estornudos, lagrimeo, congestión en los ojos y la nariz, picazón en la nariz, ojos y garganta, así como la presencia de mucosidad.

Es importante destacar que los síntomas pueden intensificarse, manifestándose de manera más pronunciada en casos de asma bronquial, dermatitis y conjuntivitis. Aunque pueda parecer que estos síntomas no están relacionados, todos están intrínsecamente conectados con la alergia primaveral.

La identificación temprana de los síntomas es crucial para un manejo efectivo de la alergia primaveral. Algunos estudios sugieren que ciertos nutrientes, como la vitamina C y los ácidos grasos omega-3, pueden tener propiedades antiinflamatorias que podrían contribuir a aliviar estos síntomas. Continuemos explorando cómo una dieta específica puede ser una herramienta valiosa en el control de los efectos de la alergia primaveral.

Ante cualquier síntoma, debes ir con un profesional para tener un diagnóstico preciso

Como nutricionista clínico en Barcelona, mi primera recomendación es dirigirte a un alergólogo, quien se especializa en realizar diversos procedimientos diagnósticos, como test cutáneos, análisis de sangre, e incluso pruebas de provocación con alérgenos para evaluar los síntomas.

Como mencioné previamente, los ácaros del polvo y el polen de las plantas son los principales desencadenantes de la alergia primaveral. Aunque están presentes durante todo el año, su actividad se intensifica en la primavera debido a las condiciones climáticas y la humedad ambiental.

Nutrición y alergias primaverales -

De hecho, aproximadamente el 20 % de la población presenta una alta sensibilidad a algún tipo de polen. Entre las plantas más problemáticas se encuentran el olivo, la artemisa, las gramíneas y los cipreses, cuyos niveles de polen son notablemente elevados. 

Después de consultar con el especialista, recibirás una receta médica para mejorar los síntomas alérgicos, y es probable que también te sugiera una nueva dieta para prevenir posibles empeoramientos. Es en este punto donde entra en juego mi labor, creando un plan de alimentación personalizado que se ajuste a tus necesidades específicas. ¡Sigamos explorando cómo la nutrición puede ser una herramienta fundamental en el manejo de las alergias primaverales!

Recomendaciones alimenticias para tratar la alergia primaveral

En la búsqueda de una alimentación consciente para mejorar las alergias primaverales, la vitamina C emerge como un componente esencial. Esta vitamina, vital para estimular el sistema inmune y prevenir infecciones, se encuentra en alimentos como limones, naranjas, brócoli, kiwi, mandarina, pimientos, perejil, uvas, piña, moras, fresas, coles y espinacas. El consumo de vitamina C contribuye a la eliminación de toxinas del cuerpo, reduciendo así la necesidad excesiva de antihistamínicos o antialérgicos, que en exceso podrían resultar perjudiciales.

La Organización Mundial de la Salud recomienda sustituir los medicamentos mencionados por 45 a 50 mg de vitamina C diarios. Se aconseja evitar el abuso de la dosis para prevenir efectos adversos como vómitos, acidez, hinchazón y cólicos.

Posteriormente a la vitamina C, hay alimentos específicos que debes incorporar a tu plan alimenticio para mitigar las alergias. ¡Continúa leyendo!

Jengibre: Reducción de la inflamación

Los síntomas comunes de alergias, como la irritación en ojos, garganta y fosas nasales, así como la hinchazón, pueden reducirse mediante el consumo de jengibre, cuyos efectos antiinflamatorios han sido respaldados científicamente.

Tomates: Fuente de vitamina C y Licopeno

Recordando la importancia de la vitamina C, los tomates se presentan como una fuente valiosa, ya que un tomate mediano aporta aproximadamente el 26% del valor diario recomendado de esta vitamina. Además, son ricos en licopeno, conocido por su capacidad para calmar la inflamación.

Salmón y pescados grasos: Omega-3 natural

Expertos han destacado la funcionalidad del omega-3 presente en el pescado para prevenir alergias. Estudios realizados en 2005 indican que personas con niveles más altos de ácidos grasos omega-3 tenían menor probabilidad de padecer alergias.

Cúrcuma: Un antiinflamatorio ideal

Este alimento, gracias a la curcumina, su ingrediente activo, actúa como un antiinflamatorio, reduciendo la inflamación y las irritaciones asociadas a la rinitis alérgica. Estudios en animales han demostrado su eficacia, y aunque se necesita más investigación en humanos, los expertos sugieren que podría tener efectos similares.

Cebollas: Fuente natural de quercetina

La quercetina, un bioflavonoide presente en las cebollas, actúa como un antihistamínico natural, según un estudio publicado en la National Library of Medicine, reduciendo los síntomas de alergias primaverales o estacionales.

Pera y manzana: Fuentes de Quercetina

Estas frutas, ricas en quercetina, fortalecen el sistema inmune, minimizando los síntomas alérgicos.

Té verde: Antioxidantes y Galato de Epigalocatequina

El té verde es perfecto porque contiene muchos antioxidantes y galato de epigalocatequina que en conjunto funcionan neutralizan cualquier síntoma de alergias. 

Zanahoria: Rica en vitamina A y Betacarotenos

La zanahoria, rica en vitamina A y betacarotenos, refuerza el sistema inmune y mitiga los síntomas alérgicos. Puede consumirse asada, al vapor, en crema o en zumos.

Semillas de lino y chía: Fuentes de Omega-3

Estas semillas, ricas en omega-3, no solo son antiinflamatorias, sino que también protegen el sistema inmune.

Estas recomendaciones nutricionales buscan abordar de manera específica los síntomas alérgicos primaverales. La inclusión de alimentos con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y ricos en nutrientes específicos puede contribuir a mejorar la respuesta del sistema inmune y reducir la severidad de los síntomas alérgicos.

Alimentos que debes evitar para prevenir la alergia primaveral

Es crucial tener en cuenta que ciertos alimentos con alérgenos activos pueden desencadenar alergias alimentarias severas. Estos incluyen maní, trigo, soya, frutos secos, huevos, leche de vaca, crustáceos y pescados. Aquellos con anticuerpos como la inmunoglobulina E podrían experimentar alergias al consumir alguno de estos alimentos.

No obstante, si nunca has experimentado alergias al consumir alguno de estos alimentos, no es necesario eliminarlos de tu dieta durante la primavera, ya que aportan nutrientes esenciales para el organismo.

Los productos fermentados, como el pan, vino, alcohol, cerveza, quesos, mostaza y ciertos embutidos, podrían contener aminas precursoras de la histamina. Este compuesto, presente naturalmente en nuestro organismo, puede provocar alergias primaverales cuando se encuentra en exceso.

Además, la bollería industrial y el chocolate también pueden afectarte gravemente durante la hermosa pero alérgica temporada primaveral. Se recomienda evitar su consumo.

En el mismo sentido, es importante destacar que los alimentos picantes pueden inflamar el organismo, empeorando los síntomas durante la temporada de alergias estacionales. Se aconseja evitar cualquier tipo de picante, ya que inflama las vías respiratorias.

Finalmente, se sugiere abstenerse temporalmente de consumir mariscos y pescados, tanto crudos como cocinados, ya que liberan histamina, agravando los síntomas de la alergia y afectando el bienestar general.

Estos consejos nutricionales se basan en la relación entre ciertos alimentos y la respuesta alérgica del cuerpo. Evitar alimentos con alérgenos conocidos y aquellos que pueden desencadenar la liberación de histamina contribuye a gestionar de manera más efectiva los síntomas de la alergia primaveral. La moderación en la dieta durante esta temporada puede ser clave para mantener un bienestar óptimo.

Cuida tu Estilo de Vida para Preservar tu Salud en General

Como ya mencioné previamente, es crucial que hagas una visita inicial a un alergólogo para identificar las posibles fuentes de tus alergias y así poder abordarlas mediante ajustes en tu alimentación. En mi consulta como especialista en nutrición y en intolerancias o alergias alimentarias, analizaremos detenidamente tu caso para determinar qué alimentos son los más adecuados para prevenir las alergias estacionales y mejorar tu salud en este aspecto. 

Al experimentar con soluciones naturales basadas en tu dieta personalizada, podrás notar cómo las alergias tienden a disminuir, contribuyendo a tu bienestar diario.

Antes de concluir, quiero ofrecerte algunas acciones complementarias que, junto con tu plan nutricional, resultarán de gran utilidad:

Nutrición y alergias primaverales

Secado de Ropa

Procura secar la ropa dentro de tu hogar, evitando la exposición al polen que pueda estar presente en el exterior.

Actividades al Aire Libre

Reduce las actividades al aire libre, especialmente durante las mañanas en parques con abundante floración, para minimizar la exposición a posibles desencadenantes alérgicos.

Ventanas Cerradas

Mantén las ventanas cerradas en tu hogar para evitar la entrada de polen y otros alérgenos presentes en el aire.

Filtros Antipolen en el Aire Acondicionado

Instala filtros antipolen en tu sistema de aire acondicionado para reducir la cantidad de partículas alérgenas en el ambiente interior.

El control de Ácaros

Evita la concentración de ácaros en tu hogar mediante una limpieza frecuente, especialmente en áreas propensas a su acumulación.

Estas medidas complementarias, en conjunto con un enfoque nutricional personalizado, constituirán una estrategia integral para gestionar y prevenir las alergias estacionales, promoviendo así tu salud general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos de Interés

Alimentación Saludable durante las Fiestas
Coaching nutricional

Alimentación Saludable durante las Fiestas

Hoy queremos compartir contigo consejos esenciales para mantener una dieta saludable durante las fiestas de fin de año. Las dietas saludables son fundamentales, incluso en

Imagen del análisis de composición corporal en Luisa Castillo, revelando detalles precisos para una asesoría nutricional personalizada.
Nutrición clínica

¿Cómo tomar medidas corporales?

Como responsables de nuestra salud, es importante que en todo momento estemos al pendiente de nuestro peso y talla corporal. Evitar problemas como la obesidad

¡Empieza a buscar!

ebook

Si tú también quieres un cambio ¡Suscríbete a mi Newsletter!

Recibirás GRATIS una Guía Saludable con 5 Hábitos que debes incorporar en tu día a día para empezar una vida saludable y llena de energía.

Descubre tu propio Bienestar

Transforma tu vida con nuestro nuevo libro

Descubre tu propio bienestar

”Guía de los 5 Pilares para una Vida Equilibrada” es un libro que te invita a explorar y cultivar tu bienestar a través de cinco pilares fundamentales. Cada capítulo te sumerge en una esfera clave de la salud, brindándote conocimientos y herramientas prácticas para mejorar tu calidad de vida.