LUISA CASTILLO

Cómo ablandar heces retenidas

El dolor que produce el estreñimiento es insoportable. La hinchazón abdominal y los frecuentes retortijones son muy desagradables e incómodos. Las heces pueden cambiar de textura repentinamente cuando hacemos cambios radicales en nuestra alimentación, no estamos bien hidratados; incluso cuando posponemos la ida al baño cuando nuestro cuerpo nos lo pide puede generar heces duras y difíciles de expulsar. 

 Afortunadamente, existen varios métodos, remedios y alimentos que pueden ayudarte con ese problema intestinal. Por supuesto, siempre lo más recomendable es asistir a una nutricionista (online o presencial) si la dificultad persiste. Pero en este artículo te informaremos cómo puedes ablandar heces retenidas de una forma casera y sencilla.

¿Cómo ablandar un tapón de heces casero?

Este fenómeno de heces duras o retenidas, se llama impactación fecal o felacoma. Definitivamente, algo más que molesto, es considerado por los pacientes que lo sufren como desesperante. Si tú eres de esas personas que están sufriendo de felacoma, te enseñaré cuáles alternativas puedes tomar para ablandar heces retenidas y conseguir el alivio que buscas sin tener que ir al doctor.

Primero es importante que recuerdes no tomar laxantes sin supervisión de un nutriólogo o especialista en gastroenterología. Ya que puede que funcionen ahora, pero pueden causar que este problema se agrave en un futuro. 

En lugar de eso, opta ingerir mucha agua o sueros hidratantes a base de ciruelas. La deshidratación es uno de los principales causantes del estreñimiento, resequedad o fragmentación de las heces fecales.

Una cargada taza de café también puede ayudarte a activar el movimiento intestinal y a ablandar materia fecal retenida. No está mal que le pongas el azúcar que gustes, pero intenta no agregarle productos lácteos porque pueden provocar más constipación o diarrea.

También puedes optar por agregar más frutas en tu dieta. Un gran ejemplo de un laxante natural son las ciruelas con su alto grado de sorbitol, el cual ayuda a la activación y agilización del intestino. Entonces tomar agua reposada de estas es probable que te envíe al baño rápidamente. La papaya, peras, pepino, fresa y piña en batidos también son ideales para este propósito. 

Enema casero con agua

Toma una botella pequeña, preferiblemente un plástico no muy duro, vas a hacerle un agujero mediano en la tapa. Luego procede a llenarlo de agua, lo ideal para que este procedimiento sea efectivo es que el agua no esté muy caliente ni muy fría.

Luego que hayas llenado la botella, ve a la ducha o al excusado y pon cerca de tu ano el lado de la botella a la que le hiciste el agujero. Presiona, y el agua debería entrar a tu orificio rectal. Intenta sostener el líquido de 3 a 5 segundos. Repite este proceso de 3 a 4 veces aproximadamente y luego siéntate en el inodoro.

De haber hecho este procedimiento bien, se deberían de ablandar heces retenidas y podrías evacuar después de unos pocos minutos. 

¿Cómo quitar un tapón de heces en el ano?

Si el felacoma se encuentra implantado cerca del orificio rectal, impidiendo la expulsión de desechos normalmente. Además de seguir las recomendaciones explicadas para ablandar heces retenidas, la solución ideal puede ser estimular esta cavidad y hacer una extracción manual. 

Preferiblemente, se recomienda que el procedimiento sea realizado por una segunda persona, específicamente un profesional. Pero para mayor información voy a definir como se realiza este proceso. 

  • Prepararán la zona donde estará el paciente cubriéndola con una lona de plástico para evitar que se ensucie y pondrá un recipiente para que las heces sean desechadas. 
  • El doctor te indicará que te recuestes de lado y que flexiones ligeramente las piernas. Algo parecido a la posición fetal.
  • Se colocará dos guantes para proceder a colocarte un anestésico local en la zona y luego un lubricante para facilitar la introducción de los dedos. 
  • El proveedor deberá anunciarte cuando vaya a ingresar su dedo en tu cavidad rectal. Es tu trabajo relajarte, sé que puede ser algo incómodo, pero si tensas los músculos puede causar que este procedimiento no funcione o que te lesionen.
  • Te pedirán que hagas presión y empujes como si estuvieras defecando normalmente, aquí es donde él va a ingresar e intentara localizar el felacoma.
  • Una vez que encuentre la obstrucción va a romperla y extraerla con cuidado para depositarlo en el recipiente
  • Cada tanto se realizarán pausas en el procedimiento para que puedas descansar y permitir que todas las heces acumuladas puedan bajar por el intestino.

Una vez finalizado este procedimiento, dirígete al excusado o inodoro más cercano. Deberías poder realizar la expulsión normalmente. 

¿Qué hacer cuando el intestino está lleno de heces?

La obstrucción del intestino por culpa de la acumulación de materia fecal es un problema muy serio. Ya que puede indicar otros padecimientos y causar que se revienten el intestino. Por lo cual en  la mayoría de los casos requiere que sea tratado como una emergencia, lo cual termina en una hospitalización. 

Si tienes síntomas como dolor intenso en el abdomen, estreñimiento, hinchazón en la barriga, contracciones y movimientos intestinales visibles y cólicos. Acude a un médico inmediatamente para que puedas ser tratado a tiempo y evitar daños mayores.

Probablemente, sea algo que pueda resolverse con enemas, recibiendo líquidos de forma intravenosa, extracción de aire intestinal mediante una sonda y prescripción de laxantes. Pero en casos más graves puede requerir una cirugía de urgencia. 

¿Qué hacer cuando no se puede defecar?

El estreñimiento es una afección muy común, se ha calculado que más del 70% de la población mundial puede sufrir de dificultad para defecar con normalidad. Lo más recomendable es aumentar el consumo de fibra natural, fácilmente encontrados en frutas como las ciruelas. 

La hidratación es sumamente importante, consume más agua.  También puede funcionar beber más café. O en caso ser amante de la cafeína, un buen batido de banana, papaya o vegetales verdes pueden fomentar el movimiento intestinal y ablandar heces retenidas.

Si el problema aún persiste puedes asistir a una consulta nutricionista clínica o realizar un enema casero con agua, como el que fue explicado previamente.